<$BlogRSDUrl$>


"In a cosmos of billions of galaxies. In a galaxy of billions of stars. There's a planet with billions of people. The only one we know of- And every breath we breath is a miracle, our hearts pump, we see, we feel, we taste, we touch our world, and sometimes we forget the pure wonder of the brief journey on earth. My life is commited to making artwork that wakes people up to the miracle of life the value of being human and the transformative power of love. There are moments when we see behind the opaque courtain of life when the infinite one shine through the skin of the beloved and we recognize the game we are in, the journey we are on, the powerfull beings that we are, and the thruth that is worth living for."
- Alex Grey -

26 oct. 2011

Tiempo al tiempo... 

Y pese a que me organicé, y tengo todo listo, y hace un año que pasito a pasito vengo armando todo, la fecha se me vino encima.

Y es un poquito abrumador. No es malo, pero es como gigante...

Y no es que el casamiento me genere nada tan movilizador... no sé bien cómo explicarlo...

Siento que de golpe es un estreno, one night only, esos que salen bien, o salen bien, y que más bien que estés calmo y lo disfrutes, porque así como subió, bajó, y ya fue.

Creo que el problema en parte es haberme tomado tanto tiempo para organizarlo... por suerte no fui como otras novias que pierden días de su vida en esto... hice todo tranquila, y le dediqué poco tiempo en verdad, no fue tan grave...

Pero son sentimientos que se mezclan, es una pequeña incertidumbre, es un poco de angustia, apenas miedo...

Y mucha felicidad.

Una de cal, una de arena, pero YA mismo.

19 oct. 2011

Getting to know Karma... 

Uno cree que por cada buena acción hay una recompensa... o no lo cree, pero estaría bueno que así fuera.

Y no es que uno haga las cosas únicamente pensando en la recompensa, aunque apenas uno lo comenta, todo el altruismo que había previamente demostrado se cubre de un manto de duda y mezquindad...

...

Ayer nos bajamos del subte en Los Incas, caminamos por el costado del mismo hacia la escalera, y de reojo ví una mochila que estaba siendo abandonada en el estante metálico de un vagón...

Justo presencié el momento en que todos bajaban del vagón y la mochila quedaba ahí, mientras muchos otros ya empezaban a subir... Estaba con Diego, mi novio, y le dije "Esa mochila quedó ahí, alguien se la olvidó..." Caminamos 10 pasos con los típicos comentarios de "Qué bajón, le van a afanar la vida... hacemos algo?"

Así que volví, casi corriendo, para evitar que el subte me dejara encerrada, y la agarré.

El primer instinto fue acercarnos a un chofer del subte e intentar dársela, por si alguien la reclamaba, pero el tipo no tuvo muchas ganas de agarrarla... le dije que yo la llevaba a la boletería y se desligó alegremente.

Subimos la escalera mecánica (si, hermana, para contar 5 minutos, necesito 15) y sentí que la mochila vibraba "Que no sea una bomba, una cabeza humana, un animal vivo, o alguna cosa desagradable..." pensaba, y la abrí... un tupper vacío, un neceser, unos sprays, y en un bolsillo, el teléfono... todo en su lugar.

"¿Hola?"
"¡Hola! Ehm... ¿dónde estás?!"
"Hola, estoy en Los Incas ahora... tengo la mochila conmigo..."
"¡Perdón! ¡Gracias! ¿La puedo ir a buscar???"
"Si, claro, ¿dónde te bajaste?"
"En Malabia... ¡voy para ahí! ¡Gracias!"

Hablar con ella me produjo taquicardia, ver lo repleta que estaba la mochila, y sentir los nervios en su voz, y al mismo tiempo su alegría, me hizo pensar en qué hubiera sentido si nadie la atendía, si le desconectaban el celu, si le afanaban todo eso que tenía... Y pensar en que me podría pasar lo mismo, en el subte, en un descuido, por un despiste, en que te roben, en todo...

Deben haber pasado 15 minutos en los que llegaron 3 subtes, y de repente, allá a lo lejos había una chica petisita, llena de rulos, veinteañera, que nos miraba del otro lado de los molinetes insistentemente... "¡Hola! ¡Soy Daniela!" y nos agradece que la hayamos agarrado y esperado, y se deshace en insultos para consigo misma...

Todo dura nada y después de darle la mochila, y verla sonreír e irse, nos vamos de la estación tranquilos y felices, con la satisfacción de haber hecho lo correcto, sólo para enterarnos que afuera llovía descontroladamente... y nosotros sin paraguas.

4 cuadras empapándonos de Los Incas a casa y pensando... ¿qué onda con el Karma? ¿Hacemos la buena acción del día y nada?? ¿¡Eh?!?!?

...

Así que a partir de ayer, Diego y Yo somos el dúo del mal... ya no nos importa ayudar a la gente, si no va a haber una recompensa, ya no nos interesa el otro, el bien común, darle una mano al que lo necesita... ya no nos molestamos por nadie más que por nosotros mismos, y listo.

- "¿Todo porque llovía?" - dirán.

- "Si."

15 oct. 2011

Día D. 

Ayer caí en cuenta realmente de lo que está a punto de pasar.

Ayer me dí cuenta que la fiesta que se organiza para hoy es mi Despedida de Soltera.

Parece estúpido, pero la Despedida de Soltera, es aún más importante e irrepetible hasta que el casamiento mismo.

A partir de ese momento (del Casamiento, propiamente dicho) me despido de una etapa de mi vida que va a ser imposible recuperar, y con fecha y todo... no es crecer, dejar la infancia, superar la adolescencia... es más o menos como perder la virginidad.

A partir del Casamiento, podré ser muchísimas cosas en mi vida, excepto Soltera.

Si todo sale bien, seré esposa, quizás madre, tal vez abuela... seguiré siendo hija, hermana, amiga... Si todo sale mal, podré ser separada, divorciada, (dios no lo permita) viuda... pero nunca nunca más, jamás de los jamases volveré a ser soltera.

Recién ayer me dí cuenta de las dimensiones de lo que está sucediendo... me caso. Me caso con Diego.

Guau... recién ayer, que terminé de trabajar y me permití pensar en esto, en mí, en nosotros, me dí cuenta de lo que realmente estamos haciendo.

Y me encantó :)

This page is powered by Blogger. Isn't yours?